Un Domingo de Ramos radiante para dar comienzo a la anhelada Semana Santa baenense.

Un sol radiante acompañó el regreso de la hermandad del la Borriquita a las calles de Baena en el Domingo de Ramos. La puerta de Santa Maria la Mayor se abría ante una multitud de fieles y devotos, con ganas, ilusión por ver desfilar a una multitud de niños que representaban las distintas hermandades que procesionan en nuestra Semana Santa, tras dos años desde la última Semana Santa a causa de la pandemia.

Por todo ello a las puertas de la iglesia se vivía un gran ambiente de público, en especial de padres y abuelos que acompañaban a los niños en esta estación de penitencia. El paso de Jesús a lomos de la burra se mostraba radiante a lo largo de la carrera oficial. La gente ha estado presente de forma masiva durante todo el recorrido, especialmente en los tramos de la muralla donde han podido disfrutar del infantil desfile procesional.

La normalidad ha regresado tras dos años de espera, los pequeños cofrades han podido disfrutar de su gran día. El público disfrutando con la profesionalidad de los pequeños durante su estación de penitencia. Para terminar, una vez finalizada la procesión, con unas horas de convivencia en cuarteles, bares donde era prácticamente imposible encontrar un sitio para almorzar.

Con la salida de la Borriquita se sucederán sin parar los numerosos actos cofrades, misereres y procesiones a lo largo de estos mágicos siete días, se ultiman los últimos preparativos para que todo este en perfecto orden de revista en las diferentes hermandades y puedan lucir sus imágenes, encerradas en sus templos durante más de dos años. La cuenta atrás iniciada hace cuarenta días ha llegado a su punto de partida para vivir de forma intensa una semana de pasión anhelada por los baenenses.

Con el sol todavía iluminando las calles baenense comenzaba el desfile de los hermanos de San Juan, acompañados por la hermandad de la Verónica hacia la iglesia conventual de San Francisco para celebrar el tradicional miserere del domingo de Ramos. Los bancos repletos de publico para acompañar a los cofrades en este acto litúrgico. Tras la misa, el habitual cante de saetas, la bendición de Jesús aprovechando la Hermandas para poder distinguir a una serie de hermanos con unos diplomas acreditativos por sus numerosos años vinculados a la hermandad.

Comparte tus fotos y vídeos de esta Semana Santa con el hashtag #SSantaBaenaHoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.