Jesús Rojano “Nos tocó gestionar un olivar que no daba frutos y dejamos a la actual corporación una magnifica cosecha”.

Acompañado de los miembros del grupo municipal socialista del ayuntamiento de Baena, Jesús Rojano, daba a conocer los motivos por los que renunciaba a su acta de concejal y daba un paso a lado para comenzar un nuevo ciclo en su vida.

Atrás han quedado 14 años donde Rojano ha estado vinculado al servicio público asumiendo distintas responsabilidades.

El concejal socialista ha hecho balance de toda su trayectoria publica desde 2007, cuando accedía por primera al consistorio municipal, “fueron tiempos muy duros, Baena aparecía en los medios de comunicación con el tema de las facturas falsas y asuntos urbanísticos”.

Estos hechos contribuyeron a la pérdida de la mayoría absoluta del PSOE en las elecciones del 2011. En noviembre de ese mismo año “el ayuntamiento estuvo a punto de llegar a la quiebra. Una deuda a largo plazo de 12 millones de euros y otros 7 de deuda de Tesorería tenían la culpa”, resumía el concejal.

El siguiente mandado, ya con mayoría, “el equipo de gobiernos nos esforzamos en conseguir fondos para inversiones, que nos permitieron realizar proyectos, que nos convirtieron en referente a nivel andaluz y nacional. Se consiguió 4,5 millones de euros de la Agencia Andalucía de la Energía.  Gracias a esta subvención ahora, el ayuntamiento ve como tiene una factura de la luz mucho más baja”.

En materia de cultura, Rojano, ha destacado que durante su mandato municipal se consiguió el 1,5 cultural, “con estos fondos se está realizando ahora una serie de obras en Torreparedones que contribuyen en poner en valor el yacimiento arqueológico, después de muchos meses en una situación de abandono”.

El exalcalde explicaba que desde el 2019 puso su cargo a disposición de partido, “ha sido cambio tranquilo que nos ha permitido asumir la situación con garantía, estabilidad y confianza”. Poco a poco ha ido delegando funciones en los nuevos concejales, ha trabajado para colaborar en el aprendizaje de los nuevos compañeros y que estos asumieran cada vez más peso dentro del grupo municipal socialista.

Con el inicio del nuevo curso político, a mitad de la legislatura “creo que ha llegado el momento en dar un paso al lado. Mi nueva actividad profesional me requiere mucho tiempo. Ninguna persona es imprescindible, hay que buscar nuevas estrategias para ilusionar a la ciudadanía, nadie está en política para toda la vida”, concluía el exalcalde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *