Baena vive un Salmorejo Flamenco como los de antes

La caseta municipal estaba llena de púbico para poder disfrutar de cinco horas de un gran espectáculo flamenco. Los artistas, arropados por el público, dieron lo mejor de si a lo largo de toda la noche. La velada, que se alargó hasta las 2.30 de la madrugada. Quizás sea este uno de los aspectos que la organización debe mirar, la excesiva duración que hizo abandonar el recinto alguno de los espectadores mayores.

Lourdes Palmero

El lucentino Antonio Nieto abrió la velada de ayer. Muy entregado, dió un recital que dejó al público entusiasmado. A continuación, le tocó el turno a la cantaora local Lourdes Palmero, que tuvo una actuación ejemplar, realizando un recorrido con unos cantes que conocía perfectamente, lo bordó con las alegrías cordobesas.

El sobrino de la Paquera de Jerez, Jesús Méndez traía un repertorio muy escogido con esos cantes jerezanos que logró levantar al público.

El baile de la joven Araceli Muñoz puso sobre el escenario su elegancia, el brío de la edad y sus enormes ganas de triunfar.

Tras el descanso, pasada la una de la madrugada, Manuel Domínguez “Castulo”, que venía por primera vez a Baena, puso sobre el escenario el dominio que tiene sobre los llamados cantes profundos como: la soleá, seguiriya, tientos.

Cerraba la presente edición del Salmorejo Flamenco, la gaditana Encarna Anillo, que puso sobre el escenario los cantes por Cádiz. En un momento de su actuación se arrancó a bailar.

En resumen, una edición del Salmorejo Flamenco muy completa, el público pudo disfrutar de un variado repertorio de palos interpretados con la fuerza de los jóvenes cantaores y la experiencia de los mayores. El aficionado ha podido disfrutar de la calidad artística de cantaores que no habían actuado en Baena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *