¿Usted me manda monjas para no cerrar la Residencia?

A falta de poco más de cuarenta y ocho horas para la visita a Baena de la Provincial de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, sor Elena, poco se sabe sobre propuestas que se le van a hacer a la Congregación para evitar el traslado de esta y en definitiva en cierre de la Residencia.

Tampoco sabemos si vienen con un tratamiento para sacar de la uci a un enfermo que lleva mucho tiempo en ella, o viene para certificar su defunción.

Ha habido numerosas conversaciones en estos últimos días a través de diferentes fuentes que conocen muy bien la situación que vive congregación, así como las gestiones realizadas desde el Ayuntamiento, pero no son muy optimista ante la visita del próximo martes día 11.

La situación de la Residencia es muy grave por varios motivos. Hoy en día son 5 las hermanas que gestionan el Residencia, todas muy mayores, dos de ellas sobrepasan los 80 años y están en condiciones similares a los abuelos que viven allí, las otras tres superan de largo los sesenta. Además, existe el agravante que la congregación no tiene hermanas para sustituirlas, la madre provincial ha traslado a estos interlocutores “nos duele mucho tener que cerrar una residencia. Tenemos un problema de vocaciones y no hay previstas nuevas incorporaciones a corto plazo. Las escasas vocaciones que provenían de África y Sudamérica se han paralizado”.

Por otra parte, el edificio necesita una importante inversión para cumplir con los requisitos que exige la Junta de Andalucía para este tipo de centros. A pesar de ello, en los últimos años la Junta ha estado mirando para otro lado para posponer el cierre del centro.

Estas situaciones impiden a la Congregación, por una parte, afrontar la inversión necesaria que está valorada en torno a 1,8 millones de euros y la falta de hermanas que tomen el relevo de las actuales, todo ello hace que cada día amanezca con un cierre inminente del centro.

Este problema viene existiendo desde hace años, siendo conocedores del mismo tanto instituciones públicas, privadas y sociales. En las últimas semanas se han intensificado los contactos entre dichas fuerzas publicas y sociales con la congregación, proponiéndoles diferentes soluciones para la continuidad de la Residencia. Pero en esta ocasión se han encontrado con una actitud más firme de la Congregación, sustentada por los problemas que ella misma expone. Se puede leer entre líneas que ya tienen una decisión tomada: el cierre de la residencia, el realojo de los abuelos y trabajadores a otras residencias de la orden.

¿Tiene claro Baena que es necesario tener abierta esta residencia?

En estas últimas conversaciones que se han mantenido con la Congregación, se le ha propuesto asumir los costes de la adecuación del edificio con una serie de subvenciones de los Fondos Europeos, de la Junta y otros organismos. Para hacerle más atractiva su venta en caso de una posterior marcha, pero ellas insisten “no queremos subvenciones”.

Se le ha pedido algún tipo de cesión de la residencia para que, a través de alguna Fundación, Asociación, empresa pública, publica privada, se haga cargo de ella. Pero la congregación no está siendo muy receptiva.

Ahora queda esperar a la reunión del martes. Si todos los actores implicados consideran importancia de la residencia, se debería plantear una propuesta conjunta consensuada por todos los grupos políticos, sociales y mundo cofrade en base a la cual, la provincial de la orden, la madre sor Elena, pueda recapacitar.

Por ello, el equipo de gobierno debe liderar esta acción y convocar una reunión urgente donde estén presentes todos los colectivos implicados, para consensuar una acción común que ofrecer a la dirección de la orden religiosa.

El consenso, en la propuesta común, es vital de cara hacer ver a la Congregación la existencia de un frente unido en pro de la Residencia y para evitar que este tema se convierta en un arma arrojadiza de unos contra otros en el caso de la marcha de las religiosas después de 120 años en Baena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *