Mis vivencias personales sobre el teatro en Baena.

Lola Ruiz Arrebola

        

          En esta ocasión me gustaría compartir una de mis actividades culturales preferidas, el teatro. Como siempre me gusta aclarar, las presentes líneas se enmarcan en esta columna de opinión personal y de temática cultural que mensualmente se publica en este medio y, por lo tanto, no pretende convertirse en parte de ningún estudio monográfico sobre el teatro en Baena, pues solo muestra un pequeño fragmento de mis vivencias personales sobre la temática.

          Desde siempre he quedado maravillada de cómo el teatro nos acompaña como proceso y medio de expresión, permitiendo, a través de la interpretación de historias reales o ficticias, proyectar distintos mensajes para entretener, educar, formar y divertir. El aporte de las artes escénicas al propio desarrollo de la humanidad es incuestionable.

          Aún recuerdo la participación en las múltiples obras de teatro que desde el colegio se preparaban para Navidad o para representar en el Teatro Coliseo y, más tarde, en la asignatura optativa del instituto que el profesor Juan Naveros impartía.

          Recuerdo, como al acabar la carrera, ya en Baena, tuvimos múltiples ensayos teatrales en la antigua Casa de la Juventud e incluso un intento fallido de creación de una asociación cultural bajo esta temática, la asociación “A ras de suelo”.  Y fue fallido porque, aunque se inició, no llegamos a culminar el proceso administrativo de creación de dicha asociación.

          Rememoro como la Asociación Amikitia, que desde el calor que siempre ha caracterizado a SAFA, mejoró con su apuesta teatral el panorama cultural de la localidad.

          Y también por aquella época más o menos, es de reconocer la labor que hacía con los más pequeños, verano tras verano, Rosa Bujalance, con la organización de los cuenta-cuentos en la Almedina.

          Y así podríamos citar a muchas otras entidades que han utilizado el teatro como medio para expresar su legado o reivindicaciones y, aunque es imposible citarlas a todas, si me gustaría destacar las de carácter religioso, como la representación de la obra “Tras los Pasos de la Resurrección. La Pasión de Baena” o las contribuciones realizadas por el Grupo de Teatro de la Parroquia de Guadalupe, entre otras muchas.

          Y como no, me atrevería a recordar también el espectáculo “Vaya tres punto son”, pues quién sabe si fue el detonante para que Cristóbal Pérez Jorge decidiera quedarse en Baena y dedicarse profesionalmente al teatro. Primero con el Aula de Teatro y la participación como director y docente de múltiples talleres en Baena y comarca y después, tras la apuesta paulatina y creciente de los diferentes equipos de gobierno municipales, con la ya consolidada Escuela Municipal de Teatro.

          Y es que, aunque no siempre es necesario vincular la temática elegida en esta columna con la actualidad cultural de la localidad, en esta ocasión escribir sobre el teatro está justificado, dado que durante el mes pasado tuvo lugar el período de matriculación e inicio de curso de dicha Escuela, en la que durante el presente año tengo el gusto de participar como alumna.

          Pero, además, también durante el pasado mes, tuvo lugar en Baena ese otro gran evento cultural que todos recordamos, la presentación y estreno de la película Claret, enmarcada en el género de cine religioso y que tanto ha gustado en Baena. Podríamos discutir sobre su rigor histórico, la vigencia actual de los valores éticos que transmite o la universalidad de los mismos, que debieran ser admitidos por las dos Españas que tímidamente se representan en la cinta. Pero lo que verdaderamente ha calado en Baena es la magistral actuación de su protagonista, nuestro querido paisano Antonio Reyes. Y es que, a partir de ahora, nuestra juventud amante del cine y del teatro ya tiene un ídolo, referente local y cercano que demuestra que los sueños, con esfuerzo, pueden llegar a cumplirse y que es posible este destino profesional. Cantera no nos falta, pues estoy segura de que pronto podremos disfrutar también de los éxitos de nuestro estudiante de cine Alfredo García.

 

     

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *