Maria Burrueco “Baena este Jueves Santo que tanto quiero regresará”.

Tras la misa de Regla de la Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, en la Iglesia de Santa María la Mayor, tuvo lugar en la mañana de ayer el V Pregón Infantil de Semana Santa a cargo de María Burrueco Linares.

Un pregón que para una chica de sólo trece años ha sabido expresar sus sentimientos en torno a la nuestra Semana Santa, que nacen como en la mayoría de los cofrades desde el ambiente familiar que se vive en las casas baenenes.

Unas vivencias que María ha sabido expresar siguiendo el guion de la semana de pasión baenense que comienza el Domingo de Ramos como experiencias más cercanas que ha vivido por su edad, para darnos a conocer su especial pasión que tiene por el Jueves Santo, motivos familiares no le faltan y así lo ha querido contar en su pregón.

Como alguien ha calificado de “pregón cebolleta”, de pregón de color esperanza, ha sabido resalta la importancia de su familiar en los valores que le han trasmitido para tener pasión por la Semana Santa.

Coliblanca por cebolleta y San Juanera

Durante el pregón ha estado presente los dos años de ausencia de desfiles y la necesidad que tiene todos lo cofrades de poder desfilar este año “ … deseo ver plumeros entre el azahar, quiero contemplar la magia de tus judíos al caminar, judíos imagen de nuestro pueblo que saben tocar y sacar lágrimas”.

Especial énfasis ha dedicado al Jueves Santo, recordando la especial dedicación de la familia Lucena con la hermandad del Cristo de la Humildad y un cariñoso recuerdo a sus abuelos, Pepe Luis por ser un de los fundadores de la hermandad y a su abuelo Pedro como hermano mayor de la Cofradía.

“…con Jesús de prendimiento se salte más de una lagrima, que Baena sienta ese aliento viejo a Jueves Santo, que el gallo de San Pedro cante de nuevo en la madrugada, que por Santa Marina se huela a pasión, y que se llenen las calles de humildad. Cristo de la Humildad, alma de nuestra hermandad, me gusta contemplarte, quiero volver a acompañarte con nuestro toque, mirar hacia atrás y verte…

Llega la madrugá, ¡que Baena se levante!

Maria se emociona cuando recuerda que Jesús Nazareno ha estado sin poder recorrer las calles de su pueblo estos dos últimos años “… por sus calles va a caminar, tus hermanos nazarenos te acompañaran, tu gente te alumbrará. Dame un abrazo Nazareno que mis lagrimas no se contienen, los cofrades quieren verte en las calles no contienen, para demostrarte la devoción por ti, por tu amor. Cuida siempre a mi pueblo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.