Día de Jesús: deslucido en la calle, con mucho sentimiento en el templo

Amanece en Baena, sonido de fondo de los romanos negros por las calles del pueblo, la misa del alba comienza en este 14 de septiembre pandémico.

Estos días previos han estado envueltos por un diferente modo de celebración, con algunas críticas incluidas. La Pandemia obligó al traslado de nuestro padre Jesús a Santa María la Mayor, evitar posibles contagios en San Francisco, por ser grupo de riesgo las personas que viven allí y para tener una mayor presencia de fieles cerca de Jesús.

La decisión de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, con su nuevo hermano mayor Javier Valbuena, a la cabeza, para dichos traslados a Santa María, creemos que fue muy acertada.

El Triduo de los pasados 11, 12, 13 fueron seguidos por numerosos fieles, que acompañaron a nuestra imagen titular. Las misas en el día grande de Jesús fueron seguidas con un aforo totalmente completo de la iglesia “Catedral”. Numerosos fieles se quedaron en las puertas con ganas de asistir.

Durante la homilía, Juan Laguna hizo hincapié “en la necesidad que tiene los baenenses de un encuentro con Jesus durante estos días. Y no es una estrategia como dicen algunos, sino un deber de consuelo”. También destacó la valentía de la cofradía por el traslado de Jesús, “en un compromiso con Baena del que lleva siendo deudora muchos años y debe acercar ese tesoro al pueblo”.
Todo el mundo ha tenido un comportamiento ejemplar, respetando todas las medidas de seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.