Las direcciones provinciales de los partidos deciden que el gobierno del Ayuntamiento de Baena siga como está.

Ha llegado el día en el que el PP de Baena debía ceder el bastón de la alcaldía a Ramón Martín en virtud del pacto firmado hace ahora dos años. Los nueve votos de la oposición impiden esta posibilidad de cambio.

Sin embargo, esta decisión va a depender de lo que a nivel provincial consideren que tiene más interés para ambos partidos. Por un lado, el PP, que a través de su presidente provincial Adolfo Molina ha manifestado “que las circunstancias existentes imposibilitan llevar a cabo el pacto”. Por otro lado, el propio Juan Marín declaraba en Lucena «nosotros no desechamos la opción de gobernar en Baena».

Declaraciones de cara a la galería, pues son conocedores que la situación se va a mantener tal y como está. A ningún partido le interesa abrir una nueva fisura en las relaciones PP-C´s, como la que se está dando en Granada, para perder y/o ganar una pequeña localidad como es Baena, dentro de la situación política de Andalucía.

Igual de complicado sería la búsqueda de apoyos de los grupos de la oposición para conseguir alcanzar la alcaldía, como estos días han insinuado tanto PSOE como IU. Son brindis al sol, que están muy bien a nivel local, pero que, a nivel provincial, sus partidos, igualmente, no lo permitirían. Irían en contra de los acuerdos que ambas formaciones políticas tienen pactado para el cogobierno en distintas corporaciones, administraciones de la provincia, sería irresponsable repetir, por ejemplo, la situación del gobierno municipal de Castro del Río.

Sólo queda la búsqueda de algún vericueto legal donde Ciudadanos pueda tener un mayor protagonismo en la toma de decisiones en la gestión municipal, pero sin cambiar la cabeza visible de la alcaldía. Una especie de alcalde en la sombra en la figura de Ramón Martín, con el poco margen que le va a dar los nueve votos con los que cuenta la oposición.

Esta polémica se va a ir desinflando en las próximas horas, una vez que se vaya olvidando este aniversario del cambio. En breve desaparecerá el mutismo que hay en estos días en ambos partidos, para manifestar públicamente su unión y la necesidad de anteponer sus intereses por el bien de los vecinos y vecinas de Baena y Albendín. Aunque en su fuero interno, una haya encontrado el alivio de seguir al frente de la alcaldía y otro vea perdida su única oportunidad dentro de su partido para alcanzar el cargo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *