Nuevo varapalo judicial a Alfonso Rojano en su demanda contra el Ayuntamiento de Baena.

Hace unos días se hacía pública, desde la Sala Contenciosa Administrativa del Tribunal de Justicia de Andalucía, la desestimación del recurso que el concejal no adscrito Alfonso Rojano había interpuesto después del fallo del juzgado número 5 de lo Contencioso Administrativo de Córdoba, el pasado mes de marzo.

En este primer fallo el magistrado dio la razón a las decisiones aprobadas, en el bochornoso pleno del 26 de noviembre, por el equipo de gobierno, cuando solamente era necesario comunicar al pleno el pase a la situación de concejal no adscrito del señor Rojano, sin la necesidad de tener que ser votada por el pleno dicha situación.

El concejal no adscrito, presentó un recurso, contra este primer fallo, ante el Tribunal de Justicia de Andalucía (TSJA). Este alto tribunal vuelve a ratificar la sentencia del Contencioso Administrativo nº 5 de Córdoba y desestima la demanda del señor Rojano, al no apreciar vulneración alguna de derechos fundamentales que reclamaba Alfonso Rojano.

El letrado que representa al Ayuntamiento de Baena, Javier Alcalá, ha valorado la resolución del TSJA “esta sentencia lo que en definitiva viene hacer es reafirmar que todo el procedimiento que se siguió en el Ayuntamiento de Baena fue perfectamente legal. La importancia de esta sentencia radica en que es la primera vez que un Tribunal Superior de Justicia se pronuncia sobre la interpretación del párrafo tercero del artículo 73 de la ley de bases de régimen local. Y viene a decir, de acuerdo con lo que nuestra tesis, que la condición de concejal no adscrito se produjo automáticamente desde el instante de su expulsión del partido IPORBA, sin que fuese necesario someter este extremo a la votación del pleno”.

El señor Rojano Delgado ha sido condenado además a pagar las costas judiciales de este recurso 800 € más IVA solo el recurso de apelación.  Como así lo establece la propia sentencia. Tiene ahora un plazo de treinta días hábiles para recurrir al Tribunal Supremo

De momento se desconoce la intención de Alfonso Rojano de seguir apelando, fuentes consultadas nos manifiestan “si bien en primera instancia no hubo condena en costas. El riesgo de recurrir en casación al Supremo es que luego hayan de pagar las costas de recurso de casación que son considerablemente más elevadas, además con dos sentencias en contra”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *