El Ayuntamiento de Zuheros, denuncia la pasividad de la Consejería, Parque Natural y Ecologistas contra las parcelas privadas del parque.

La pasividad de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, así como la gestión del Parque Natural Sierras Subbéticas, ante los impedimentos impuestos a los propietarios de fincas en Zuheros y todos los pueblos pertenecientes a dicho Parque Natural.

Poniéndonos en antecedentes, en marzo de 2020 (plena pandemia por la Covid-19), fue cuando la Consejería dicta expediente de ejecución subsidiaria ante una parcela de uso privado en Zuheros. A dicha parcela, ya en 2017 le fue denegada la plantación de olivos, por lo cual el propietario dejó las plantas en la parcela sin hacer ningún otro movimiento de terrenos. Es importante indicar también, que la Consejería en su gestión del Parque Natural, una vez pasados 10 años sin labrar un terreno dentro del propio Parque, éste pasa a denominarse “terreno forestal” (sin poder modificar el tipo de cultivo), sin previo aviso a los propietarios.

Es por esto que aparece una denuncia de ecologistas del pueblo de Zuheros ante la Consejería y Parque Natural, que obligan a restituir el estado inicial de la parcela, es decir, yerma y vegetación de fauna. Denuncia que se fundamenta en la prohibición de cultivar olivos en un terreno que se supone “forestal”, sin el conocimiento del propietario.

La misma regla no se le aplica a todas las parcelas del Parque, donde se producen cambios de cultivos, como el ocurrido a unos 300 metros en la Huerta de la Fuente del Espino (T.M. de Luque), y en otras como la Yiruela, Cañada Rafael, Hoyo, y un largo etc.. Donde la indicación política y la actuación de cierto Agente de Medio Ambiente, no se aplica a todos los propietarios por igual y en algunos casos por intereses familiares.

En este mismo contexto, denuncio el negacionismo por parte de la Consejería y Parque Natural para hacer uso y mejoras en las parcelas de los cientos de propietarios que incurren en pleno Parque Natural. Gestiones como arreglos de caminos o cambios de cultivos han sido negadas por estas entidades, haciendo que los propietarios y vecinos del Parque Natural sientan impotencia ante no poder mejorar ni hacer uso de sus propias parcelas, y que por el contrario siguen pagando todos y cada uno de sus correspondientes impuestos como “parcelas agrícolas”.

 

Arreglo a esta denuncia, la pasividad de la Consejería y Parque Natural se traduce en la obligación de hacer morir 215 olivos en una parcela privada de Zuheros. Hecho que contradice el apoyo a la España vaciada, donde este tipo de acciones perjudican la repoblación y regeneración económica de los municipios. Bajo esta misma denuncia de la Consejería, el propio delegado territorial de Desarrollo Sostenible Giuseppe Aloisio firmaba la sanción económica para hacer sacar los olivos por un importe de 21.545,34 eur, sanción que no corresponde con el precio real de esta actuación. Si nos atenemos a las tarifas del Grupo Tragsa, que son elaboradas conforme al principio de moderación de costes, por las administraciones de las que el grupo es medio propio, personificado y servicio técnico a través de la “comisión para la determinación de las tarifas Tragsa”, con arreglo a lo establecido en el Real Decreto 69/2019, la cuantía ascendía a 1.904,90 euros. No entendemos como la Consejería regula y firma este tipo de actuaciones abusivas con precios tan disparatados que no corresponden con la realidad de la labor en sí.

Ante el desánimo de los propietarios de parcelas en el propio Parque Natural, se está llevando a cabo la creación de una plataforma en defensa de las parcelas privadas en el Parque Natural Sierras Subbéticas, de forma que se puedan recuperar las labores agrícolas y así apoyar a los agricultores y ganaderos, ejerciendo su actividad principal.

Desde estas líneas, pido que en futuros casos la Consejería en su gestión de nuestro Parque Natural Sierras Subbéticas, sea más sensible con los propietarios, que desde tiempo inmemorial llevamos protegiéndolo y cuidándolo. Un olivo es vida para el propietario, para la fauna y para el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.